Con la vuelta a las clases presenciales después de 11 meses de virtualidad, las instituciones educativas se enfrentaron con un nuevo desafío, la readaptación de los contenidos para los estudiantes y el cuidado que deberán mantener durante la jornada educativa en relación a la admisión, higiene y distanciamiento. El armado de burbujas con grupos reducidos de alumnos fue una tarea difícil de articular ya que muchos colegios, especialmente los de educación pública no contaban con las instalaciones adecuadas para este nuevo formato. Bibliotecas transformadas en aulas y otras dependencias adaptadas, fue el resultado de la carencia de infraestructura en relación a contar con ambientes ventilados y sin circulación cruzada. El éxito de esta nueva modalidad dependerá del compromiso de todos; docentes, alumnos y padres. Cada uno desde su lugar deberá colaborar para que nuestros hijos tengan una educación segura y de calidad en estos tiempos tan difíciles. La presencialidad es fundamental para el aprendizaje y la implementación de contenidos, estar en contacto entre pares e interactuar en lo visual y auditivo fomenta una mayor atención y una mejor comprensión de lo aprendido.
Los baños deberán garantizar una correcta higiene de manos, y contar con dispensadores de jabón de inducción automática, para minimizar el riesgo de contaminación cruzada evitando puntos de contacto. Para el secado de las manos se reforzará la presencia de dispensadores de papel secamanos, ya que estos sistemas reducen considerablemente la carga microbiana ambiental en comparación con los secadores de aire. Además, pueden colocarse dispensadores de soluciones hidroalcohólicas como refuerzo al lavado de manos con agua y con jabón. El agua fría y el agua tibia son igualmente eficaces para matar los gérmenes y los virus, ¡siempre y cuando se utilice jabón!. Este es el principal aspecto en cuanto a la higiene personal para evitar contagios. Los sanitarios Ferrum fabricados en porcelana sanitaria no permiten la absorción de bacterias y microorganismos gracias a la impermeabilidad de su superficie. De este modo se garantiza una higiene total dentro del cuarto de baño de los colegios, independientemente del producto Ferrum instalado, ya que todos están fabricados con la misma materia prima. Minimizar los puntos de contacto y contar con sanitarios funcionales a los tiempos, es dar soluciones para tu baño.
Ferrum, presente en las escuelas y al servicio de la comunidad.
 
Por Alfredo Presas