Los que pasamos de dibujar de un tablero a una computadora con software CAD, sentimos en ese momento que una nueva era se avecinaba en materia de dibujo. A principios de los 90 los primeros programas CAD en DOS, permitían realizar dibujos simples en 2 y 3 dimensiones. EL clásico tablero de dibujo pensado para dibujar a mano con escuadras y paralelas comenzaría a quedar atrás. Con el tiempo, la posibilidad de desarrollar proyectos más complejos se logró gracias a los cambios tecnológicos que cada nueva versión incorporaba. Crear, editar, y trabajar en línea, nos brindaban la factibilidad de manejar un proyecto entre varias personas y ver reflejados los cambios en tiempo real. Utilizar bloques simples y universales, fue la manera de racionalizar los tiempos de trabajo gracias a que podíamos insertar un objeto previamente dibujado en nuestros proyectos. Una gran mejora ya que podíamos armar nuestra biblioteca de bloques personalizados en función del proyecto a realizar. Pero gracias a que todo mejora y hoy contamos con mayores recursos a la hora de dibujar, las familias REVIT llegaron para optimizar y mejorar los bloques clásicos CAD. En Revit no existen los bloques como tales, estos bloques fueron reemplazados por familias que son otro tipo de entidades más complejas. Estas entidades cuentan con determinadas propiedades también llamados parámetros, que se relacionan con un dibujo. Las familias se dividen por categoría en relación con grupos de objetos a representar. Un bloque Revit es un pequeño núcleo de información, que nos sirve para tener datos específicos de cada elemento y muy útil para el cálculo de obra. En Ferrum además de los bloques CAD tradicionales, contamos con las familias de bloques Revit para las líneas Milena, Marina pedestal, Marina y Bari de colgar, Trento, Varese, Veneto, Espacio, Bari y Andina. Simplificar la tarea de proyecto y ofrecer más recursos para su concreción, es un servicio que Ferrum ofrece para aquellos que trabajan con nuestros productos.

Por Alfredo Presas