Línea Espacio

Consideraciones generales

     El cuarto de baño cumple una función imprescindible. Comparado con el resto de los ambientes habitables, tiene la particularidad de ser un espacio de absoluta privacidad: en la mayoría de los casos las personas utilizan este ámbito a puertas cerradas y en soledad.

Por esta razón, más que cualquier otro lugar, para que el baño pueda ser utilizado por personas con movilidad reducida, es necesario lograr un diseño adecuado, que brinde seguridad y confort, sin restringir la autonomía del usuario. Los productos de la Línea Espacio ofrecen estas ventajas.

     Al fin de que puedan conocerse sus características y comprenderse las posibilidades de uso, se realizó una virtual subdivisión del baño en diferentes zonas que permiten mostrar con claridad la ubicación de los sanitarios y sus complementos. En consecuencia, subsiguientemente, se encontrarán cuatro secciones que describen las siguientes zonas dentro del cuarto de baño:

a) Zona de entrada.

b)Zona de lavatorio.

c)Zona del inodoro.

d)Zona de la ducha.

     En cada sección podrán hallarse las medidas espaciales mínimas para que una persona con movilidad reducida pueda trasladarse con comodidad. Así mismo, se incluye una serie de sugerencias, específicas a cada área.

     A continuación, se expone una serie de observaciones relevantes para el diseño y la construcción de un baño que puede ser empleado por cualquier usuario.

Diseñados tanto para lugares privados como públicos, cada sanitario y complemento de la Línea Espacio posee la fortaleza y durabilidad necesarias para soportar los tratos más exigentes y brindar a quien lo utiliza la máxima seguridad.

Para que puedan ser utilizados por personas con movilidad reducida, los sanitarios y complementos deben tener dos cualidades: fortaleza y durabilidad. La primera característica implica que sean capaces de soportar el cuerpo de una persona que, por ejemplo, repentinamente se cuelga, apoyándose con todo su peso. La durabilidad es necesaria pues al moverse con silla de ruedas u otras ayudas para el traslado, los elementos están más expuestos a los golpes. Ambas cualidades están al servicio de una virtud fundamental: la seguridad, sensación que debe experimentar el usuario cuando los utiliza.

La sujeción de los complementos debe ser lo suficientemente fuerte como para soportar el peso del cuerpo de una persona, sin ponerla en peligro.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.